Más vale prevenir…

En Procesos monitorios por DL Advocats


“Algo más que resolver problemas”


Si se han fijado en el anterior artículo del Blog, “El abogado 3.0.“, en él hicimos hincapié en el cambio a marchas forzadas y por exigencias del mercado que está sufriendo nuestra profesión, la abogacía.

Sabemos además que la figura del nuevo abogado no debe ceñirse estrictamente a vestir la toga los días de juicio, a permanecer encerrado siempre en despacho, sin ver la luz del sol, redactando demandas, querellas…

Como dijimos es algo más: el cliente actual demanda un dinamismo por parte del letrado, una asistencia personalizada, constante y continua que lo que realmente consigue es establecer y entablar una relación de confianza entre ambas partes, algo muy valorado actualmente y vital para que la propia relación profesional fluya.

En el ámbito empresarial hay que decir que, aunque suene a tópico y sea una realidad más que evidente, la situación de crisis actual en que nos encontramos, hace que las empresas se tomen desde otra perspectiva sus acciones en cualquier ámbito.


“Más vale prevenir…”


No lo decimos en vano, ya que las estadísticas en lo que llevamos de periodo de recesión económica así lo dicen: entre un 70-80% de las pymes fracasan en sus 5 primeros años. Esto con la crisis se ha acentuado. Las empresas que se vieron afectadas por la crisis se vieron forzadas a cerrar o a declararse insolventes, abriendo difíciles procesos de quiebra y concurso, muchas veces mal planificados: despidos improcedentes; contratos que no se correspondían con la realidad; facturas impagadas, cobros no reclamados; fiscalidad y tributación a la empresa aplicada de forma incorrecta o mal asesorada… Y como estos ejemplos, infinidad.

¿A todo esto como podemos ayudar? Muy fácil. Históricamente el ser humano siempre ha reaccionado igual: aprendiendo de los errores pasados para no volver a cometerlos. (También es cierto que, como dice el refrán el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra…).

Esto es así aunque creamos  que nosotros como empresa, pymes o autónomo ni lo hayamos cometido ni vayamos a cometer dichos errores…. No está de más trabajar sobre seguro, más aún cuando nos jugaremos más que clientes o dinero.

 Artículo de este mismo Blog la reforma del Código Penal 2014: responsabilidad de los administradores obligatoriedad del compliance penal.

 


“No es ni un gasto ni una inversión, es Seguridad”


El Asesoramiento Preventivo de empresas, no es la panacea, ni es el futuro, pero sí sirve para pensar en él y planificarlo más tranquilos: poder pensar que detrás nuestro hay un profesional que, en definitiva, supervisa nuestros pasos.

¿Exactamente, qué es? Apoyo, consejo y supervisión de mis actuaciones como empresa por parte de un profesional del derecho que es al que, en definitiva acabaría acudiendo en caso de surgir cualquier problema. El mismo es el que conoce las interioridades de la legalidad y la normativa. Se trata de un servicio más allá de la gestoría o asesoría. El mismo que conoce de los pasos que voy a dar y me supervisa en ello o en mis dudas, será el mismo que me resolverá los problemas, es decir, el conocimiento y el apoyo es total.

¿Es suficiente y es necesario? Necesario sí. Como nos reiteramos y podéis leer en otro artículo del blog dedicado a la reforma del código penal 2014, cada vez se exige más a las empresas, y sobretodo a sus administradores. Tomar medidas de prevención supone avanzar, adelantarse al futuro y no tener que hacer frente a duras sanciones penales, administrativas.

Suficiente, depende, pues obviamente no pueden abarcarse los supuestos y hará falta ver hasta que punto lo es con nuestro caso en concreto.

¿Por qué los abogados? Aportan el hecho diferencial respeto a otros profesionales. El abogado actual debe ser cercano, accesible pero a la vez corporativo y pensado para actuar por y para la empresa. El porqué de la elección también es simple: ningún profesional como él se actualiza diariamente, siempre puede poner al corriente a sus clientes y contactos de la actualidad legal y normativa, así como de su afección; además el conocimiento técnico y la especialización son un gran punto a su favor.

¿Porqué debe verse como una ventaja? El empresario, administrador de una empresa ya sea pymes o no, con el mano a mano de un abogado (o un bufete) focalizará sus esfuerzos en intentar evitar los problemas mediante un asesoramiento continuo preventivo, y por consiguiente la búsqueda de beneficio para los mismos clientes que son, los que en definitiva exigen un resultado.